30 de enero de 2009

A veces el corazón tiene demasiada sed





A veces el corazón tiene demasiada sed.
Mi corazón siempre esta sediento.
Nunca me es suficiente.
No porque exija demasiado, sino que mendigo lo que
doy


A raíz de un post que he visto (y recomiendo), se ha creado un pequeño debate (por llamarlo así) sobre el amor y amar.

Puedo hablar de mi "manera de amar", no soy apta ni yo ni nadie para hablar sobre como aman los demás. Soy apasionada e irracional. Pienso más con el corazón que con el cerebro y eso amigos míos, no es bueno.

Cuando se ama desde el corazón, cuando son tus latidos lo que mueven ese afán por amar... cuando el corazón no se mueve por llevar tu vida sino por lograr que esos latidos los oiga esa persona... aunque no quieras, sin darte cuenta ya no eres tu propia dueña. Has dejado que el corazón mande sobre el cerebro y ahora vas como un pequeño barco a la deriva, hondeando la costa pero sin brújula y una pequeña ola puede llevarte a naufragar.

Yo amo así, sin medida y no lo puedo ni se si quiero evitar. Si lo hiciese, no sería yo.

Pero esa manera de amar a veces ciega, porque no todos amamos igual lo que no quiere decir que se ame menos.

Y ahí esta lo difícil... que las personas como yo, las personas tan sedientas aprendamos a calmar nuestra sed con el propio agua que nosotros damos. Aprender a guardar para qué cuando la sed nos rompa por dentro tengamos esas pocas gotas que nos hacen falta para no morir de sed y aguantar hasta el próximo desierto.

Queremos que nos den lo que damos, porque lo que otorgamos es lo que necesitamos recibir. Es una manera de gritar en silencio lo necesitados que estamos por amar y ser amados. Las personas como yo, somos mendigos con una mansión... Pero no somos egoistas, sé que quién da no tiene derecho a pedir, pero no hablo de algo material, hablo de sentimientos, de mí. Y todo el mundo, todos necesitamos.

Las personas fuertes, las personas autosuficientes... son personas con escudos creados por ellos mismos para que no nos dañen. Ellos si han sabido guardar unas gotitas de agua para su sed personal, para cuando parece que caén en público sacar su pequeña botella mágica y aguantar. Pero cuando estamos a solas... son nuestras lágrimas las que guardamos para cuando ese momento vuelva a llegar.

Amamos con tanta pasión que no nos damos cuenta que a quién amamos nos ama con toda su alma por cómo los amamos, solo que al tener una manera diferente de amar (no porque ame menos que tú) es incapaz de llegar a lo que llegas, aunque este sintiendo lo mismo que tú.


Cuando un corazón se ahoga,
y el alma no tiene
fuerzas para aliviar,
cuando una piel enferma,
y no me sirven tus palabras...
prométeme que cuando me vuelva a levantar,
seras tú
quien me ayude a brindar,tus manos las que me sujeten,tu agua la que me alimente,
por ti, por mí,
por nuestra libertad


Que sentimiento más voraz y agradable a la par, verdad? Qué seríamos sin esas ansias, sin esa melancolía si luego no se pudiesen parar.

La sensación de sed, no sería igual sin ese vaso de agua fresca. Y que triste la vida del agua ni no tuviese que mitigar la sed.

8 comentarios:

Markos dijo...

Bravo
plas plas plas
Bravo
Me has puesto el vello para colgar llaves.
No es que esté de acuerdo totalmente contigo, sino que además me encanta como lo has expresado.
Bravo

dezaragoza dijo...

No sé, quizás será la edad pero lo veo distinto. Aunque siempre respetable tu opinión. Un saludo, espero que te toquen muchos oásis y poco desierto. Suerte.

Ángeles dijo...

Me encanta la manera en que has expresado todo, yo soy una de esas personas sedientas, que a veces no se da cuenta de que llega a agobiar un poco a la otra persona, que amo con el corazón y no con la cabeza... así me va.... Pero no me arrepiento, gracias a eso he vivido momentos inolvidables.

Sigo tu blog de cerca, FELICIDADES por él, me gusta mucho. Sigue siempre así.

¿Un saludo desde Galicia!

Anna dijo...

Markos, me lo estas poniendo cada vez más dificil... si no tienes pegas de nada.... como hago yo para sorprenderte en la próxima?

Besos y gracias, miles de gracias.

dezaragona, no sé que edad tendrás pero creo que no nos llevamos muchos años... y que no estes de acuerdo me parece perfecto. Pero en qué no estas de acuerdo? Una respuesta así no me vale, no te puedo rebatir :p

Besos.

Ángeles... esos momentos inolvidables no tienen precio, enhorabuena por ellos. Lo bueno de tener tanta sed es que exprimimos casa situación al máximo y sacamos muchas cosas de ellas, verdad?

Muchísimas gracias galleguiña, QUE ME ENCANTA TU TIERRA!! Anda que no he ido veces por allí! No sé porque, pero el norte para mí, tiene un algo muy especial.

Besos.

AntWaters Daza dijo...

Ohhh, gracias por tus palabras, hacia el fuerte; (que esta es mi manera de soportar las palabras amables que yo me creo no merecer:)

Es muy hermoso, el hilo, a través del texto, porque, bueno, sabes muy bien qué te pasa. Amas demasiado. Tu malestar contigo misma y el mundo es porque esperas que te quieran del mismo entregado que tú.

Y me sorprende. Primero la certeza, de conocerte a ti mismo, de decir es ésto lo que me pasa.

Quizás las palabras que se curvan de timidez pertenezcan a otras cosas que has escrito para entenderte, para sacar fuera tantas cosas.

Escribir para poder vivir; y ni siquiera eso... para seguir tirando, porque saber, creo que últimamente vuelvo y vuelva a ese tema... saber no necesariamente cambia nada.

Alivia, supongo, hasta algún punto sombrío.

Me hace pensar en eso que se plantea gente de cambiar, de ser, de sentir. Yo creo que es imposible, y por eso lo de nacer tres y mil veces me parece igual de ridículo.

Tu forma de ser, quien quiera que sea el padre o la madre, está ahí. Creo que ante las mismas cosas reaccionarás del mismo modo, con lo que vida tras vida tras vida crearás a tu alrededor las mismas situaciones que te llevarán por caminos parecidos.

¿Sueno triste? No sé, lo que quiero decir también, cosiendo tus pensamientos con los míos, que la libertad... la libertad no existe, de ninguna manera... por lo que dices, de la forma de amar y no amar. Hasta quiene no aman, o como yo lo tienen un tanto tarado de haberse apartado tanto tiempo... no somos más libres.

Igual la libertad consiste en elegir un amo con el que puedas vivir ;)

El amor, el amor, el amor.. "¡y la posesión!", cantaba la Naranjo, parodiando ese otro amor de Lolita.

Lo bueno de todo esto es lo inevitable que resulta, y cualquier corazón, hasta el más oscuro es mejor que ciertos paraísos que son lagunas que se vuelven pestilentes...

Eeeeey, me haces pensar en domingo!!! ¡¡¡Peeero bueeeno!!!

Ahhh, me encanta la imagen de la entrada. El amor de negro cuando se siente vacío; y el amor, de negro, también después, porque la vida es un vuelo de cuervos que intentan quererse rozando las alas.

Ohhh, he recordado una película, ¡qué raro yo recordar una película! En ella, la chica, ex mujer del chico, le pregunta si le ama. Necesita saberlo porque aunque está casada siente que hay algo... Y él le dice: "¿que si te amo? Por supuesto que sí. Hacer que pensaras que no, es el mayor error de una vida llena de errores... Pero el amor sólo sirve para hacernos saber que con todo el amor no basta"... O algo así, porque creo que hacia el final mi cabeza lo ha transformado.

Abrazos en el hueco del ascensor que no sabe va, si viene o si sube

Fer dijo...

Hay pequeñas fuentes que parecen poca cosa comparadas con una catarata, pero que si llegas a probar su agua te darás cuenta de que no hay nada igual.

Las apariencias engañan, no todos sabemos expresar igual los sentimientos, y por desgracia puede parecer a veces que una fuente no dé suficiente agua cuando en realidad le gustaría ser cascada aunque no sepa cómo serlo.

Tu fuentecilla siempre te querrá, catarata. Gracias por tu impresionante flujo de agua, tanto de cantidad como de calidad. Ya quisiera Bezoya o Lanjarón tener este agua, señores!!!

Constantino Carenado dijo...

Ufff.
Hoy me vas a bloquear los comentarios.
He sentido la intensidad de lo que has escrito pero me voy a su contenido.
Y es el contenido lo que voy a a...machacar argumentalmente y por escrito.
Voy a comenzar con una gran pregunta que todo varón, que quiera ser amadado por una mujer, está obligado a cumplir(si quiere comerse algo con una mujer).
Observa, amiga Anna.
Creo que te han engañado (lo mio es envia-seguro que piensas-).
¿No amará tu corazón, en el princio de ese amor pasional , a ese hombre condescendiente que, solo al principio, te daba y te dice lo que quieres escuchar?
¡Cuidado con los principios Anna!
La mayoría de los hombres queremos un ,como tu dijiste un buen día, un "buen polvo".
Otra pregunta Anna (hoy estoy dispuesto a romper el romanticismo y sus paparruchas):
¿mendigar lo que doy?
¿?¿?
¿Sabes lo que es el amor de verdad Anna...?
No lo sabes amiga.
El amor de verdad es dar sin esperar nada a cambio.
Cuando esperas algo
solo te encuentras
,tarde o temprano,
el vacio.

Un beso.

Posdata: internamente eres preciosa e impresionante; pero fragil.Ojala todas las mujeres fuesen tan transparentes como tu.
Gracias por estar en la red.
Franqueza con franqueza. :)

Anna dijo...

Constantino... si sé que es amar, créeme... lo sé por como soy y porque me rijo más por mis sentimientos que por mi raciocinio (por suerte o desgracia).

Nunca han conseguido de mi un polvo de una noche (y haberlos ahílos quien lo han intentado y aganas también he tenido). Soy quizás muy “tradicional” para ciertas cosas y no soy capaz de hacer el amor si no hay algo más que puro sexo. Si quiero solo sexo, tengo muchas maneras de complacerme, mejor que yo misma no me conoce nadie. Por eso mientras yo tenga mis principios bien claros, los del resto no me importan, al no ser por supuesto, que me hagan daño y en ese caso sé perfectamente como he de actuar.

Pero el ser puro sentimiento tiene muchas desventajas… sientes, sientes y sientes y por mucho que quieras evitarlo mi cerebro no manda.

Y ser tan franca… tan trasparente… tiene su lado positivo y negativo, aunque me quedo con el positivo y es que la gente que está conmigo, a mi lado, es la mejor gente que puede haber y habrá jamás y que todo lo que vivo lo hago con tal pasión que siempre son momentos únicos.

Besos.