25 de abril de 2009

Palabras


Dicen que las palabras escritas son contratos privados entre uno mismo y el medio en el que lo plasmas. Dicen… que las palabras verbales se las lleva el viento… unas veces con una suave brisa otras entre relámpagos de una gran tormenta.


Las palabras son la octava maravilla para mí. Pueden ser dañinas, cierto… pero también pueden ser “la luz entre las sombras”.


Si utilizan esas palabras escritas para dañarte aprovéchalas o si las trasmiten para cambiar “la realidad”, como por ejemplo decía en un antiguo post titulado “El poder de las palabras”, tómalas como un duro maestro que palo en mano te enseña lo duras que podemos llegar a ser las personas… azotando tus manos sin piedad… pero que bien se siente uno cuando pone esas manos bajo el agua fría. Cuando sean luz, enmárcalas, porque son dichas desde el corazón… no desde el rencor o el temor. Y es que las personas mucha veces dañamos por miedo… dentro de nuestro propio temor castigamos a los demás por algo a lo que nosotros tenemos miedo sin pensar en que la única manera de vencer nuestros miedos es enfrentándonos a ellos, no hiriendo a aquel que sencillamente vino en un mal momento.


Las palabras, cada uno de ellas, según su acentuación, seguimiento de signo de interrogación o exclamación, unos puntos suspensivos… entrañan muchos y diferentes significados. Porque no es lo mismo decir “te quiero” a “TE QUIERO” o “!Te quiero!” o un “¿Te quiero?” y por supuesto un “Te quiero…”.


Las palabras son medio de comunicación fundamental. Lo bueno que tiene que estas sean escritas, es que cada cual puede darle una interpretación diferente, aunque esto es un arma de doble filo lo admito. Depende también del ánimo que tenga uno en ese momento. Si estas feliz, alegre… seguramente des a esas palabras un sentido sarcástico si no te suenan bien, por el contrario, si te encuentras decaído, bajo de moral… sin darte cuenta, tu subconsciente se las arreglará para ver cosas donde probablemente no las haya.


Haz un ejercicio sencillo, pero reconfortable. Cuando hayas escrito algo léelo, pero léelo de verdad. No como un profesor mira un examen corrigiendo fallos, si no como tu otro yo… el que no ha escrito física sino moralmente y te darás cuenta de que habían cosas que no sabías… te sorprenderá más de lo que imaginas lo que puedes llegar a descubrir de ti… el verdadero desconocido que eres aunque lleves durmiendo contigo mismo toda la vida.


Me gustan las palabras… me encanta plasmarlas.

Puedo jugar con ellas como un niño pequeño juega con un juego de construcción rebanándose los sesos para hacer una torre cada vez más alta, llena de color. Me encanta construir mi propio castillo, aunque sea en el aire… es MI castillo. Y tengo presente como dije al principio… que a veces el aire se lleva las palabras… si también se lleva mi castillo no importa… tengo palabras de mil colores de sobra para construir uno nuevo.


Construye tu castillo sin miedo a perderlo… arriesga a conocerte… no sabes lo que te estás perdiendo.

12 comentarios:

AntWaters Daza dijo...

"Las palabras no significan nada para casi nadie..." "Las tuyas significaron para mí; por ellas quise hacerme escritor..."; "pues por eso y no por otra cosa, lo siento muchísimo James".

Un diálogo que me ha venido y guardo en el tejado... hummm.

También lo que decía Iris Murdoch... de que las palabras sólo son precisas cuando dices cosas como "dame la sal, pásame la sopa"... De resto, se presta a interpretaciones... más que prestar, la cogen por los bajos y hacen con ellas lo que quieren... como pedir consejo pero sabiendo si esa persona te dirá lo que quieres que te diga, que viene a ser lo que te apetece hacer...

"Escribir ayuda a vivir", recordé hace poco que dijo Maruja Torres cuando recibió el planeta... un planeta entre tus manos para hacerlo girar o mandarlo a paseo... y lo que seguía a su reflexión era que no entendía cómo podían vivir los demás sin ello... sin ese apoyo...

Me gustó el relato anterior... el del hetero en un mundo homo... aunque pienso que podrías jugar, y jugarás, de otro modo, con las palabras.

Besos

marqus dijo...

¿Esto es una especie de apéndice al meme, verdad?

Cuanta razón llevas. Darse cuenta de la necesidad de releer lo que has escrito pero como si fueras otra persona (es decir, con el paso del tiempo).

Besos de examinador.

Fer dijo...

Una bonita ida de olla... de esas por las que vale la pena escribir y leer... y pasados unos días (yo recomiendo hacerlo así y no poco después de escribir) releerlo y darse cuenta de cosas que no estaban ahí cuando las escribiste... o sí estaban? eran parte del castillo, piezas que pusiste sin darte cuenta pero que tú mismo pusiste.

Besos constructivos y rebesos para que te releas.

dezaragoza dijo...

Y no dejes de construir que muchos visitamos tus castillos

Cris dijo...

Las palabras son como átomos: con ellas se puede construir todo. Son como piezas de lego, de un lego de miles de piezas, no de ese lego de 9 € que solo puedes hacer un camión...
Besos!!!!!!!!!!

Markos dijo...

Tienes todas las razón, las palabras son los ladrillos con los que se construyen cosas maravillosas.

Ese ejercicio que propones lo hago, cuando ha pasado tiempo, y no me reconozco. De hecho ha habido veces que no he reconocido el texto. Despistado que es uno.

Sé que te debo un email.

Bsos

Anna dijo...

Ant... yo solo sé qu las necesito... y ni puedo ni quiero luchar contra ello. El resto que inteprete lo que quiera.

Besos de jugadora.

marqus... la verdad es que sí... es un pequeño apartado en el que no me recreé mucho por no aburrir :p.

Besos de alumna.

Fer... castillitos, castillitos, tu y yo tb tenemos el nuestro :)

Besos de albañil.

dezaragoza... no lo haré... me encantan las visitas que tengo.

Besosssss.

Cris... que le den a los chinos XDDD, los átomos bienvenidos.

Besos Hadita.

Markos... yo también lo hago... y cada vez me gusta más hacerlo.

Besitos.

Anónimo dijo...

Por supuesto la palabra escrita es una intención concreta o pueden ser una intención ambigua. Todo está en el autor. Incluso puede ser su intencion que con el tiempo quiera ser interpretado de distintas formas. Incluso puede que desconozca su propia intención. Tambien pueden ir dirigidas a una persona o a un tipo de persona y ser leidas o interpretadas por otra/s.
Al ser escritas son como hijas abandonadas al nacer, quedan expuestas a los demás.
"TE QUIERO" esas palabras no pueden ir vestidas de ambigüedad, hay que leerlas en los ojos. El papel aunque sea tan plano puede confundir.

Constantino Carenado dijo...

Para mi las palabras escritas son las más importantes porque las habladas se vuelan y olvidan.
Y si las palabras habladas se recuerdan son como emociones que deforman más lo ocurrido en el pasado.
Tambien es cierto que las palabras verbales se pierden con el viento olvidandose con más facilidad;y las escritas quedan...
¡Pero quedan!
Y uno es responsable de ellas independiente de la interpretacion.Por supuesto si tienen diferentes interpretaciones.

¡Vivan las plabras escritas!
¡Que quede constancia!
¡Que haya expresión!
¡Que permanezcan las letras!
...

Vivan las personas que escriben dandoles igual la critica.
¡Ole sus....!
O
¡Ole su...!

Hay otro factor de las palabras escritas Anna.
Son el pasado y dan una información muy diferente a la de una fotografia.
Una foto emocional, buscada . O una foto estetica y bella.
Donde fuerzas al lector a imaginar antes que a ver.

Ecribe Anna. Escribe.
Escribe al viento y a la fauna.
Escribe a las olas y al mar.
Escribe a tu amante o tu amada.
Escribe.

Anna....Escribe.

Yo , pase lo que pase, seguiré haciendolo y un día, quizás, te explique el por qué...

El chimpance peludo.

Anna dijo...

Anónimo... escribamos, escribamos y escribamos!!!

Besos.

Constantino... me dejaste con la curiosidad... yo no escribo porque me sale... porque me da la gana e incluso porque lo necesito que leches!! Y tu??

Besos.

Constantino Carenado dijo...

Al principio escribia para alagar a mis musas. Comencé con la poesia "patatera" . Una forma de conquista que me sirvio para poco con las mujeres, y para mucho para mi. Acabó gustandome esto de escribir poesía. (1984-2000)
Un dia, sobre el año dosmil, decidi empezar con la narrativa y contar historias. Estaba cansado de la poesia. Y mi última musa se habia evaporado en el necesario olvido.
En el años dosmil comence a escribir Enry (una historia de ciencia ficción en que un hermano ,que se fue a Alemania por en tonces ,era el protagonista)...
Después me anime con Rosa.et que voy a publicar en unas semanas.
Y estoy terminando de escribir "Eva,Noe y ellas" y "Proyecto esperpento". Estas dos novelas a la vez porque me he quedado en el paro.

Me he decidido a autopublicarme hace poco porque he escrito como aficción mientras trabajaba en otros asuntos.Otros asuntos siempre legales.

Otro Beso.

. .C dijo...

Muy buen post, me encantò!! :D
BESOS!!