22 de enero de 2009

Cambios, muchos cambios.

Voy a cambiar varias cosas en mi vida. Son cambios importantes, muy importantes a lo que si he de ser sincera, tengo auténtico terror.

Son cambios que me aportan cosas muy buenas pero también me quita cosas que me hacen mucha falta. A veces, hay que poner en una balanza los sentimientos y aunque estos no tengan más peso unos sobre otros, la balanza sin darnos cuenta, siempre cae hacía uno de los dos lados. Estos cambios van a afectar a la gente que quiero, la más cercana a mí. Tengo miedo de fallarles o hacerles daño y que me lo reprochen algún día. Que cierto es que a veces, uno tiene que mirar por sus propias prioridades aunque por el camino pierda cosas importantes. El problema es que esto, no lo he hecho nunca, hasta ahora. Tal vez sea porque ya me veo con la soga al cuello, porque necesito como nunca he necesitado a esa persona a mi lado o por una mezcla de ambas razones.

Tengo una edad en la que ya no puedo andar con tonterías, en la que debo afianzarme en esta vida, en la que... debo dejar de sentirme culpable por los demás, por cómo se sentirán los demás.

Nunca he sido una persona egoísta, siempre he superpuesto a los demás y tal vez esa sea una de las razones por cómo me veo ahora mismo, muy jodida. Lo que no sé es si ahora esos "demás" me comprenderán. Sé que dejo muchas cosas atrás, cosas que son muy importantes para mí, sin las cuales podría haber naufragado. Pero también sé que me comprenderán y me apoyarán. Tal vez al principio no me entiendan porque vean más lo superficial que lo realmente importante. Pero yo no soy persona de rodearme de cualquiera, sé que tengo a la mejor gente a mi lado y estarán conmigo.

No me dejéis navegar sola, ahora más que nunca, este roble de ramas débiles necesita un gran punto de apoyo.

4 comentarios:

Fer dijo...

Nadie te lo reprochará, porque como tú dices estás muy bien rodeada, y todos se alegrarán si tú eres feliz.

Si alguien te necesita no te tendrá tan cerca como antes, pero tampoco te vas al fin del mundo, sólo unos kilometritos y te tendrán / les tendrás.

Un besazo bonita, ya verás qué bien nos va a ir.

dezaragoza dijo...

Enhorabuena por asumir cambios. Enhorabuena por aprender a quererte y a valorarte, a dejar de preocuparte más por los demás que por tí misma.
Enhorabuena por seguir madurando. Sigue adelante, me dá en la nariz que te irá bien. Un saludo.

Markos dijo...

Ánimo.

No te sientas culpable de hacer algo en favor tuyo. Ya es hora. No tengas miedo a fallar, sé valiente. Pon todo el esfuerzo, en ti, como cuando lo hacías pensando en los demás.
Tienes que ser feliz tú en primer lugar, para conseguir hacer felices a los que te rodean. Esos a los que nunca fallarás y que te levantarán cada vez que caigas sin pedir explicaciones. Habrá otros que hagas lo que hagas siempre te hundirán...no los tengas en cuenta.

Ánimo.

La suerte es sólo para los que la necesitan.

Constantino Carenado dijo...

Si en la realidad eres como en tus textos. Lo cual reafirmo ahora mismo...
Siento decirte que siempre tendrás amigos y/o amigas. Vayas donde vayas. Si algo se valora en la amistad es el cariño y la confianza. Y cuando una persona es transparente como tu; sabe dar cariño y "picar" como tu...tienes todos los votos para estar rodeada de buena gente.Estoy seguro.

¡Nunca nafraugarás!

Los cambios solo llevan a nuevos caminos. Nunca tengas miedo. Siendo como eres conquistarás, si es necesario, el espacio.

Ciao.