27 de octubre de 2010

Escucha

No lo tenía y por mucho que lo pedía, rogaba e imploraba, no se le escuchaba. Las palabras no son lo que significan, sino el significado que se le quiere dar y la mala memoria es la excusa, siempre, perfecta.

Decidió entonces comprarse un megáfono, a lo mejor, si lo decía más alto por lo menos lograría captar la atención. Lo encendió e hizo el típico sonido desagradable y gritó.

Nadie hacía siquiera el ademán de girar la cabeza. Incluso, a los pocos que lograba captar su atención se apartaban de él, sorprendidos, asustados. Gritaba cada vez más fuerte, como si eso ayudase a sus palabras a navegar por el océano del aire sin tempestades, resoplando y balbuceando con voz entrecortada.

Se subió en un banco de aquel parque repleto de gente con sus problemas, pero sin preocupaciones más allá de las suyas propias. Gritó, habló y susurró. Rió, lloró y se amedrentó. Se abrazó y se aplaudió. Encolerizó y se tranquilizó. No hay peor mordaza que la que no se ve pero impide ser, como la soledad en medio de una piscina de agua templada donde no tienes a quién hacerle el amor.

Como sombras, la gente avanzaba sin rumbo fijo, dirigiéndose como lo hacen los peces al caer en la red del pescador en línea recta, en vez de retroceder y escapar, tenían claro que ya eran presas.

Lo dejó estar.

Su mano cayó por el peso de aquel megáfono empujado por su propia desesperación y es que ser el único que oye en el mundo de los sordos hace desear ser ciego.

17 comentarios:

El dinosaurio dijo...

Tremenda, estás que te sales. Enhorabuena. Besos.

ANITA dijo...

Su mano cayó por el peso de aquel megáfono empujado por su propia desesperación y es que ser el único que oye en el mundo de los sordos hace desear ser ciego.
Que buen párrafo que no desmerece al resto claro.
Chica me dejas sin palabras excelente.
Muchos besotes

Annick dijo...

Un excelente relato , que nos hace reflexcionar sobre lo solo que se puede sentir rodeado , no de sordos , sino de gentes que no escuchan .
¿ Llegara un tiempo en que la comunicación sea solo la televición o internet ?

Besos desde Málaga.

Kir dijo...

"No hay peor mordaza que la que no se ve pero impide ser," Me encanta esa frase. Y, dime, no se le ocurrió aprender el lenguaje de signos?. Igual así, sí que se entendían; aunque otra cosa es que le hicieran caso. Es broma. Más que sordos, yo diría lerditos o indiferentes porque para lo que les interesa bien que escuchan. ^^. M´a gustao. Besinos en los papinos mami. :)

Francisco Galván dijo...

Bueno hay gente a la que s mejor no prestar atención, ni aunue usen megáfono

nube dijo...

Tengo que decir.. Wow... "ser el único que oye en el mundo de los sordos hace desear ser ciego".

Espero que sigas regalándonos historias con reflexiones como esta.

¡Un beso! :)

Anna y punto dijo...

Juanjo... gracias guapo.

Besito.

Anita... pues empecé con esa frase y acabó siendo la última... gracias pesiosa.

Besito.

Annick... pues es algo que me he planteado muchas veces... lo de que la comunicación sea a través de internet nada más... en mi caso y si soy sincera, me comunico mucho más por este medio. Paree que la gente ya no tiene tiempo de "charrar" tranquilamente y me parece una verdadera lástima porque se pierden muchas cosas.

Besitos.

Mija... pues es una opción lo del lenguaje de los signos jajajaja, pero como bien dices a veces el problema es que no interesa escuchar.

Besito.

Paco... pero si no escuchas, no sabrás si merece la pena o no. Luego, toma la decisión que mejor creas, pero primero, escucha.

Besito.

Nube... hola guapa! Yo creo que son cosas que todos pensamos, que a todos nos ocurre alguna vez. Tenemos que pensar en el que tiene el megáfono, a lo mejor lo que dice no son solo gritos.

Besito.

Markos dijo...

Niña, parece que has encontrado el estado que te permite volcar tus sentimientos con tino. :-) Me alegro. Me ha gustado.
Bsos

Anna y punto dijo...

Markos... gracias :)

Besos.

Juan Carlos López dijo...

Así, así, mami: la carga es mayor, me parece a mí, con un poquito de distancia.

Bravo.

Belén dijo...

Si es que lo malo que es seguir la corriente, con lo bien que estaría yo escuchando la musiquita que has puesto en tu blog ;)

Besicos

Anna y punto dijo...

Papi... tu crees? No sé.. hoy no tengo día...

Besos.

Belén... disfrútala guapa ;)

Besos.

Froilán dijo...

Poco a poco, vas cogiendo de nuevo el hilo. Ya sé que la desesperación está al lado mismo y que cada uno ha de tomarla casi sin ayudas, salvo el empuje emocional que los demás te den. Disfruta este momento, mi niña.

Besos

Rosa dijo...

Ostras nena, que impotencia, no??

Besos

Anna y punto dijo...

Froi... gracias muaaaaaaaaa!

Rosa... pero total... besito.

Constantino Carenado dijo...

Estoy buscando ese megáfono desde hace tiempo.
Creo que tú también. La cuestión es:

¿Qué quiero decir?
¿Qué queremos decir?

¿Para qué voy a amplificar?
¿Para qué vamos a amplificar?

Quizás...
¿Por un mundo mejor para los "miniyos"?

Expresate Ana.

¡Expresate!

Dejate llevar por las teclas y sus emociones.

¡Vuela!

Con megáfono o sin él.

Fer dijo...

Hay sorderas que se van curando con el tiempo, y es que no todos saben escuchar, y sólo algunos quieren aprender a hacerlo.

Firmado: un sordo en proceso de curación.