21 de mayo de 2009

Verde Esperanza - Capítulo III

Parecía que el sol hoy se iba a dejar ver. La mañana había amanecido tranquila y las nubes se retiraban serenas movidas por una delicada brisa que movía los arboles del jardín dejando entrar por la ventana una melodía que le recordaba a la mar.


Se levantó y se preparó un café. Solo, cargado, como le gustaba despertar por las mañanas. Se echó tres cucharadas repletas de azúcar morena y se dirigió al ventanal del salón, el que daba al porche (la valla por fin estaba arreglada).


La casa del abuelo quedó bastante bien. Unos pocos arreglos en paredes, un acuchillado en el suelo y cambio de algunos muebles. Quién iba a decir que después de mantenerse la casa cerrada durante diez años iba a estar en tan buenas condiciones “como me alegro de que a mis padres les vencieran los recuerdos y no vendieran la casa”- pensó. Aún quedaban unas cajas por desempaquetar y algunas cosas por colocar de nuevo en su sitio.


Mientras saboreaba sorbo a sorbo el café, en el portátil que tenía encima del escritorio sonó el típico sonido de “mensaje nuevo”. Se acercó y se sentó apoyando la taza en la vieja madera, tapando con delicadeza la marca que dejó en ella el último cigarro de su abuelo.


Mientras leía, se dio cuenta que el portátil cojeaba de una de sus esquinas. Lo movió, pero aún así seguía cojeando. Cerro la tapa y lo aparto apoyándolo en el suelo. Pasó la mano por encima del escritorio y se dio cuenta de que una pequeña madera sobresalía. Intentó con unos débiles golpes que esa chata montaña se convirtiese de nuevo en meseta., pero en uno de esos golpes la madera salto y dejo ver un tímido hueco. Al fijarse en el, se dio cuenta de que las pequeñas maderas de alrededor también se levantaban. Ayudándose con la uña fue levantando una a una esas tablas. Ahora quedaba al descubierto un hueco en el que cabía perfectamente la mano. Veía algo, pero no lograba saber que era exactamente. Metió la mano y logro palpar algunos papeles y lo que parecía una llave. De repente sonó el teléfono y movido por una sensación de sorpresa sacó la mano rápidamente de aquel agujero clavándose varias astillas en los dedos.


-¿Si?
- Buenas mendrugo. ¿Qué, ya estas instalado?
-Joder tío, que susto me has dado. ¿Cómo tienes mi teléfono?
-Pues si que ibas borracho ayer… le diste tu teléfono a todo lo que llevaba faldas y en una de esas me lo diste por si tenía que rescatarte esta mañana.
-¿Rescatarme de qué?
-Te estás quedando conmigo.
-No me entero de nada.
-¿Pero tú has mirado en tu cama esta mañana?
-¿Pero de qué coño hablas? ¿Mirar en mi cama el qué?
-Ayer te fuiste en el coche de una morena… que si, estaba muy buena, pero yo no sé quién estaba más borracho de los dos.
-Tú te pinchas. No me acuerdo de nada de eso.
-Hazme el favor de buscar a la morena esa en tu casa, porque no creo que se haya ido… con la mierda que llevaba se tuvo que quedar inconsciente.
-A ver tío, que he estado en mi casa toda la noche y aquí no hay ni Dios. Además, si hubiese dormido con una morena, rubia, pelirroja o una calva me habría dado cuenta.
-Míralo coño.
-Pesado coño ¡Voy!
- se dirigió a las escaleras- Estoy subiendo… un pie, otro pié… Por cierto ¿Te he dicho que la casa ha quedado fantástica? A ver… mi cuarto… ¡Joder, tío, tío, no hay nadie!
- ¡Vete a la mierda gilipollas!
-Jajajajaja. Que no hay ni dios, ya te lo dije.
- en ese momento oyó una voz femenina desde el otro lado de la puerta del baño- ¡Oye! ¿Es que tu no te limpias el culo o qué? Tráeme papel anda.
-¡Te cuelgo tío, te cuelgo, que aquí hay una tía!- Salió corriendo escaleras abajo como un loco y entro a la cocina buscando en la despensa papel higiénico mientras no paraba de balbucear… Cogió el papel y salió disparado a la planta de arriba tropezando con las escaleras dándose en la espinilla - ¡Joder! - Se levantó a duras penas agarrándose a la barandilla de la escalera y emprendió el camino hacia la habitación cojeando… Justo cuando llegó al resquicio de la puerta paró en seco al ver su reflejo en el espejo de la habitación. Estaba completamente despeinado, con una herida en la rodilla, en una mano aún llevaba el teléfono y en la otra un rollo de papel higiénico hecho un burullo. Resopló y se colocó el flequillo. Se acercó despacio hacia la puerta del baño y llamo con cuidado.


- ¿Hola? Traigo el…
- ¡Ya era hora! Si tuvieses las cosas como hay que tenerlas no tendría que pedirte el papel casi todos los días, no sé la de veces que te habré dicho que pongas un rollo nuevo cuando termines el que haya puesto… pero claro… también te digo que levantes la tapa y no lo haces nunca… y que recojas los pelos después de afeitarte y que tapes el champú… pero claro…
- era una voz dulce y aterciopelada la que le hablaba.-
- ¿Perdona?
- Bueno qué ¿Me vas a dar el papel o salgo yo a por él? Te advierto que no sería una bonita estampa en ese caso.
- ¿Qué pretendes que lo entre yo? Saca la mano y te lo doy.
- Cada día estas más tonto… entra coño.
- ¡Tú estás loca! Saca la mano.
- Dios mío de mi vida… dame anda
– Abrió la puerta del baño lo suficiente para sacar la mano cogió el papel y cerró la puerta.- Oye, he estado buscando mi ropa y no hay nada ni en cajones, armarios ni nada, de nada ¿No lo habíamos sacado de las cajas?
. ¿Qué?
-Pues eso… que si no habíamos sacado de las cajas toda la ropa… Porque no encuentro nada… ni las bragas… y después de lo que hicimos anoche… que parecía que te había poseído un toro en celo…
- Mira, me vas a perdonar pero me da la sensación de que te has escapado del psiquiátrico… así con o sin bragas en cuanto salgas de ahí ya te estás largando de mi casa.
-¿Pero se puede saber que te ha dado esta mañana? ¿Qué? La resaca te está afectando la mala leche que ya llevas por defecto… bromitas las justas y hazme el favor de sacar mi ropa de donde la hayas metido… voy a ducharme que llego tarde al trabajo.
-Mira estas empezando a tocarme los…
- En ese momento el agua de la ducha empezó a caer y oyó como esa voz comenzó a entonar una canción que le era muy conocida pero que no reconocía. Por su boca comenzaron a salir todo tipo de improperios. Agarró el teléfono y llamo a su amigo, al que había colgado cuando descubrió que había una mujer en su casa.


-Soy yo.
-¿Qué, había o no había una tía en tu casa?
-Sí.
-¿Y?
- Pues que la tía esta está como una puta regadera… tal y como habla parece que estamos viviendo justos.
- ¿Pero qué dices?
-Pues eso… ¡Que sí esta harta de decirme que limpie los pelos del baño, que no cierro el champú, que donde está su ropa! Mira… si esto es una broma ya os habéis reído lo suficiente macho… hacedme el favor de llamarla y decirla que la broma ya se ha terminado… porque estoy a punto de llamar a la poli… ¡Coño! ¡Qué he tenido que subirla papel del pecho y pretendía que se lo metiese en el baño! Así que, muy bien…me la estáis haciendo pasar putas, ole por vosotros.
-Te juro que no es una broma… mira… no sé que la pasa a esa tía por la cabeza pero te juro que esto no es cosa nuestra… yo que tú llamaba a la poli, al psiquiátrico o lo que haga falta, pero que se la lleven de allí ya.
-Venga te cuelgo.


Marcó en el teléfono el 112 y comenzó a escuchar los tonos de llamada… justo en ese instante, la voz dulce y aterciopelada que le había cautivado hacía un rato se convirtió en la figura de una mujer envuelta en una sábana color verde esperanza que realzaba su pelo mojado largo, oscuro y rizado. Bajaba por las escaleras mientras le sonreía y miraba como si él fuese el único hombre sobre la tierra. Despedía una energía y luz que le maravillaban y no pudo más que sonreír el también.


Ella se paró en el último escalón y alargó su mano llamándole. Colgó el teléfono y se acercó. Se miraron por unos instantes a los ojos y el comenzó a llorar. Acercaron sus labios y comenzaron a besarse. Él sentía los labios de ella como si siempre hubiesen estado pegados a su boca y un escalofrío recorrió todo su cuerpo. Sus bocas desesperadas por beber la una de la otra tiernamente llamaban a sus lenguas a un baile perfectamente sincronizado que no parecía tener fin… él no quería que tuviese fin. Sus manos aún asustadas se levantaron y no pudieron más que abrazarla mientras ella jugaba con su pelo. Ella se alejó y le miro…
-Buenos días cariño.-

19 comentarios:

Cris dijo...

Lo primero, perdona por mi desaparición de estos días, he estado un poco liada...

Esto... no sé si me acabo de enterar. Imgino que enlaza con los otros verde esperanza y él no se acordaba de ella. Pero entonces el amigo? Por qué no la reconoce?

Vuelvo luego a ver....

Besos confusos

Anna dijo...

Cirs... Ah! Ah! Ah! Eso se sabrá en el siguiente capítulo ;)

Tranquila... yo tb ando "desaparecida"... será coincidencia o que todo se junta?

Besos de mua, mua!

Estheruka dijo...

muy bueno pequeña arpía mía, por fin no lloro, nena guta mucho mucho, ahora, te vas a cagar para mantener el suspense, ya puede pensar guapita que nos tienes enganchados, por lo menos a mí.

Besos doña escritora

Esther

Markos dijo...

Yo tengo una teoría, seguramente equivocada del desenlace. Pero eso no es importante. Lo de verdad importante es que me lo he leído del tirón y quiero más, más, máaaAAaaAaass
Bsos

Fer dijo...

¿Cuándo sacas el siguiente capítulo? Digo el libro? Digo la trilogía? Joder escribe más, coño, que nos tienes en ascuas!!!

Pero qué bueno es éste capítulo!!!

MUA

Annick dijo...

Pero que mala ...mala .
Ahora nos tienes en ascuas hasta cuando ?

Anna dijo...

Estheruka... lo tengo todo en el cerebrito... solo hay que alargarlo!!! Asias pesiosa :D

Muackis perrunos.

Markos... nespero sorprenderte y que te quivoques, que lo sepas :p. Y muchisisisisimas gracias.

Besotes.

Fer... puessss si hay suerte en breve (el capítulo, libro................... aisssssss)
Asias wapo!!

Besos sedientos.

Annick... jijijiji, eso pretendía y! me alegra que así haya sido rejijijiji.

Besotes.

Thiago dijo...

Cari, este relato está muy bien. Es muy natural e inquietante, precisamente por su naturalidad y su sencillez.

Pero si no te digo una cosa reviento, y quiero que me perdones, pero no puedo evitarlo, pq es una pena. Creo que el corrector de Windows te jugó una mala pasada poniendo "baya" (tipo de fruta) por "valla" (de vallado o cerca), jajaja Si lo cambias creo que te queda un relato genial, muy original y con un final muy abierto....

Lo triste es que yo veo que al final voy para corrector ortográfico, ya que, sin embargo, no soy capaz de escribir una novela, jajaja

bueno, bezos, encantado de colaborar contigo en lo de AntWaters.

Bezos

Anna dijo...

Thiago... según me enviabas el comentario lo estaba arreglando (eso y alguna cosa más :S) XDDDD.

Soy un desastre y las prisas nunca fueron buenas!!!

Por lo demás, gracias mil! :D Me hace muuucha ilusión.

Besotes!!

Cris dijo...

Bien, me quedo más tranquila.

Oye, una cosilla: llevo unos días con problemas para entrar al blog de Marqus. Sé qué tú pasas por allí. Avísale a ver si va a tener algún virus o algo. Se me abre, pero a los pocos segundos me sale error y se cierra. Yo que estaba intrigada con lo de la paloma... Transmiteselo de mi parte, por fa!

Besos de me encanta tu risa en el video, jajajajaja!

Markos dijo...

@Cris
Lo de los errores en los blos, también está pasando en el mío. Y pasa al usar Internet Explorer.

Prueba a cambiar de navegador. T
Yo recominedo Firefox o chrome. (No me llevo comisión)

Salu2

Anna dijo...

Cris... recado dado :). Te gusta mi risa de bruja remala? Jajajaja, que gustos más raros tienes :p

JAJAJAJAJA (te lo dedico XD)

Markos... salió el pofesional que llevas dentro! El firetos ese no me mola (yo creo que le he cogido dabia solo por el COÑAZO que me ha dado Fer para utilizarlo) XDDDDD

Besazo.

inmi dijo...

verde espezanza IV yaaaa!!!
Voy a releer los otros por is encuentro alguna pista.
este es mi libro de cabecera, que o sepas.

Besotes intrigantes

Thiago dijo...

Ana, cari... no pasa nada, a todos nos pasa, ehhh. Y sabe lo peor? que cuando le dices a alguien algo que encuentras mal, a los tres días él encuentra algo mal escrito en el tuyo, ajajaj Las prisas son malas consejeras y el corrector de Windows nos juega estas malas pasadas...

ahora bien, yo sigo creyendo, cari, que deberías poner VALLA, de VALLADO, No te refieres a la cerca? Mira puedes poner "... la cerca por fin estaba arreglada" y nos quitamos de líos, jaajajajajaj


Bezos, encantado de saludarte.

Anna dijo...

BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!

Thiago dijo...

jaja lo siento, Anna cari, espero no haberte jodido la moral, jajajaa pero ahora tu post está perfecto, perfecto, cari. Es buenísimo, jajaja

bezos

capitantrueno dijo...

Que intriga, que sinvivir .. que situación.

No se si podremos esperar al próximo capitulo; de todas formas intriganos lo suficiente como para sacarnos de quicio.

ME ENCANTA.


Salud

Constantino Carenado dijo...

Me has dejado acojonado.
La tia me ha recordado a mi musa Medusa.
La he visto danzar con su "sábana verde esperanza" por la casa del abuelo y...por mi piso...

glup

Bueno ...mi exmusa Medusa.
Y el morreo...el morreo lo describiria de otra forma en mi caso.

"Sus lenguas se cruzaron salivando. De se dos pasaron a ser una. Se juntaton despidiendose un momento con las puntas..."

Continuaria pero me estoy ponendo "enfermo" otra vez...

Un beso.

Acojona el encontrarse en casa con una extraña mujer que parece "poseida".

Constantino Carenado dijo...

"Sus lenguas se cruzaron salivando. De ser dos, pasaron a ser una. Se juntaton despidiendose un momento con las puntas..."


Asi me gusta más, me comí una r.