30 de septiembre de 2010

Confesión

Siempre me he preguntado si las cosas están ahí por estar, o para deleite de la gente. 


Pasamos por delante de tantas cosas ya cotidianas que no les prestamos la suficiente atención. Incluso las cosas nuevas, ya nos parecen habituales.

No nos detenemos. Vamos hacia delante sin saber dónde ni porqué, es lo que toca. Nos levantamos por la mañana con el día ya hecho, asumimos, seguimos, hacemos sin pensar.

Dicen que las mujeres somos idealistas, que suspiramos por un simple pétalo, que nos ahogamos en un mar de lágrimas por cosas sin importancia… que no hay quién nos entienda.

¿Quién entiende lo que no quiere entender? Vivimos en un mundo de estereotipos.

Yo no puedo hablar por los demás, de hecho, si lo hiciese, caería en el mayor de los pecados que hay en este mundo: pensar que mi pensamiento es único y mi verdad es la única que vale. Pero eso no significa que lo que piense o sienta sea menos importante, porque lo que cada uno siente por dentro es lo que le guía en esta vida.

Llevaba mucho tiempo sin escribir y siendo sincera, es que no tenía ganas. Tampoco sé si lo volveré a hacer como antes, porque ese gusanillo que tenía dentro de mi manzana creo que se me escapó con uno de esos suspiros ilógicos hacía los demás, pero parte de mi propio aliento.

En estos meses he descubierto que para poder seguir he de aceptar. A veces la lucha no sirve de nada, excepto para crear heridas sobre heridas que nunca curarán. Hay que acceder a treguas para poder beber, porque con sed se ven oasis dónde no los hay ni habrá jamás.

Me gusta escribir porque en ese momento, es el único en el que me siento libre de verdad. ¿Será ficción o realidad? Quién me puede asegurar que los sueños no son mi verdadero escenario y cuando abro los ojos divago por un mundo irreal.

A pesar de, por circunstancias de la vida, haber sido siempre más madura de lo que me correspondía, no sé si por esas faltas que he podido llegar a tener, siempre he notado que me faltaba algo, que nada me llenaba del todo. Me vuelco excesivamente en los demás, esperando quizás, aquello que a mí me sale dar. He comprendido que, aunque siga teniendo esa frustrante necesidad, yo soy yo y los demás, los demás. He aceptado.

He aceptado, asumido, me he obligado a confesarme a mí misma. He intentado cambiar y creo que en parte lo he conseguido y eso, también ha hecho que los demás me vean diferente.

Nunca me ha gustado escribir tan directamente sobre mí. Me desnudo sin complejos y eso implica que me puedan dar un buen tomatazo subida en el escenario ante la mirada crítica de todo el mundo, pero creo que lo bueno de la vergüenza es que es como el viento, igual que aparece sin permiso, se despide sin decir adiós.

10 comentarios:

Markos dijo...

Me alegro de que te hayas decidido a volver a escribir.
Tu confesión suena redonda, a expiación, a ducha caliente en mañana de resaca.
Es muy sano desnudarse de vez en cuando.
Bsos

El dinosaurio dijo...

Me ha encantado que te desnudes. Y ¡ojo! que nadie le busque los tres pies al gato. Y me encanta también que hayas retomado el blog.

Un abrazo guapa.

ANITA dijo...

Te desahogaste un poco porque tengo la ligera impresión que algo mas te atora dentro de ti y no se que te habrá pasado pero se te nota al escribir. Sabes una cosa. Se siempre tu misma y mira por ti y cuídate también por dentro,te lo mereces.
Besos

Francisco Galván dijo...

Bien hecho, Anna, creo que has desatado algunos nudos que tenías en la garganta. Parece que aún quedan algunos más pero poco a poco los irás soltando. Me alegro de que vuelvas y que sea avasallándonos con tu sinceridad desnuda.

Annick dijo...

Lo más dificil esta hecho , que es conocerte profundamente y saber lo que te gusta y lo que no .
A partir de ahora sera como limpiar tu casita : poco a poco dejarla a tu manera .
Cuesta tanto desnudarse mentalmente ante los demas ; pero te deja un gran alivio.
Lamentaría mucho no seguir leyendote como hasta ahora !

Besos desde Málaga.

Froilán De Lózar dijo...

Es un placer tenerte de nuevo cerca.
Besotes, guapa

Anna y punto dijo...

Markos... no quier acabar constipándome ;)

Besos.

Juanjo... no intentes disimular :p

Besos.

Anita... lo intento :). Que no se diga.

Besos.

Paco... es un gran defecto que tengo... decir lo que siento.

Besos.

Annick... si conocerme, me conozco, ese es el problema!!!

Besos.

Froi... gracias guapo.

Besos

Juan Carlos López dijo...

Ah, mami: te desnudarás, mas siempre te quedará la duda de si no es un espejismo, pues la escritura tiene sus reglas, por mucho que no se entiendan, y nos obliga o lleva a tomar una pose consciente o inconscientemente.

Por otra parte, es cierto, a veces dar se convierte en una carga.

PS.: El captcha dice: "Matent". Yo me pregunto: ¿a quién? Y me digo que no valgo para ello. Ay, que no es "maten".

Anna y punto dijo...

Papi...si es que desnuda pierdo mucho...yo estoy más mona con algo puesto por encima, palabra.

Matent en francés significa "dar mate"... a lo mejor no iba tan encaminado el captcha. Otra cosa es que no valgamos para ello ;). Ya lo quito!

Besos.

Fer dijo...

THDHQTQ?