14 de abril de 2010

Política de a pié

Con los últimos escándalos políticos, religiosos, judiciales y la crisis que llevamos a la espaldas últimamente no es que este asustada, digamos que me quedo en acojonada.

Todos, absolutamente todos lo están haciendo mal pero lo que más repatea es que nadie está siendo ecuánime en sus opiniones porque el pensamiento se está quedando en lo que los otros hacen mal sin pararse a mirar que ellos también la están cagando. Parece que con criticar a espuertas se quita la atención de las meteduras de pata propias. Y es que para hacer las cosas lo mejor posible primero hay que analizarse a uno mismo antes de señalar a nadie.

Mi abuelo siempre decía que la política es la “polimentación de la crítica”. Polimentación no es una palabra que exista en el diccionario, pero vamos, creo que con lo de crítica se explica. Y en eso nos hemos quedado, en criticar, criticar y criticar pero no hacer absolutamente nada.

Yo soy una ciudadana del montón, y por lo tanto la política de la que sé es la de “a pié”, es decir, la que me afecta directamente y de la que me informo leyendo todo lo que puedo en diferentes medios para intentar hacerme una idea lo más real posible.  Soy apolítica completamente, no creo en derechas, izquierdas ni centros porque de todos hay cosas que comparto y otras que no. ¿Eso como me define?  Creo que nadie está en el poder  absoluto de la verdad.

Si me refiero a la derecha (a grandes rasgos) diré para “polimentalizar la crítica” que el caso Gürtel es una auténtica vergüenza, eso es incuestionable y espero que caigan en la cárcel todos aquellos que allí deben estar, como sucedió con el caso FILESA (del que parece todos nos hemos olvidado). Que Rajoi como líder del PP me parece un político de segunda sin personalidad y que la política social de este partido es una auténtica bazofia. Pero también diré que económicamente siempre han estado muy por encima de la izquierda y que han sabido ser mejores embajadores a pesar de hablar muchas veces sin pensar.

Si hablo de la izquierda diré que no saben afrontar la crisis económica actual. Se les queda muy grande y seguramente a la derecha le pasaría igual si fuesen los que estuviesen en el poder, pero no es el caso, está la izquierda, por lo tanto el marrón es de ellos y deben solucionarlo ellos.  Que ZP me parece  otro político de segunda sin personalidad y que su política económica no vale para nada. Pero también diré que tienen una política social muy buena, aunque con lo de prohibir los cuentos tipo cenicienta se están pasando tres pueblos.

Lo que no se puede hacer (y hablo tanto de izquierdas como de derechas) es defender lo indefendible. Que a mí personalmente lo que me interesa es una política limpia en todos sus aspectos. Una política sana que ayude a mi país tanto económica como socialmente.

Lo que no entiendo es que por ser de derechas uno no pueda ser ateo, homosexual  o republicano. Lo que no entiendo es que por ser de izquierdas uno no pueda ser empresario, católico o monárquico.  Lo que no entiendo es que por ser de derechas automáticamente ya eres franquista, homófobo o taurino. Lo que no entiendo es que por ser de izquierdas  se sea un intransigente, fanático o corrupto.  Si esto realmente tuviese que ser así nos estaríamos embalsamando en los estereotipos de los que todos tantos huimos. Ya somos mayorcitos como para jugar al “quién es quién” y lo que hay que hacer es llamar a las cosas por su nombre, que ya está bien.

Se supone que vivimos en una democracia y digo se supone porque la democracia cada vez la veo más plasmada en papel y menos respirándose en el aire. Que lo que hay que hacer en sentarnos y pensar que no tenemos la única verdad en nuestras manos y la mejor manera de solucionar los problemas no es atacándose sino llegando a un acuerdo en el que los ideales políticos se han quedado obsoletos a la realidad.

No todo es blanco o negro y aunque el gris muchas veces avecina tormenta no hay nada que limpie más que el agua.

14 comentarios:

Belén dijo...

Lo que hacen es, simplemente, llenarse sus bolsillos y vivir totalmente de espaldas a la sociedad...

Y luego dicen que no tenemos ideales, en fin...

Besicos

dezaragoza dijo...

Me parece que los que están ahora deberían ser reemplazados por vía expeditiva pero rápido.

Por cierto, qué gran palabra: polimentación. Creo que le pillo el asunto.

ANITA dijo...

Yo tampoco entiendo muchas cosas, unos cojean de una cosa otros de otra, a veces pienso que juntando un poco de uno y de otro haciendolo bien sería el partido ideal. Por supuesto esto es tan irreal como pensarlo y hacerlo. Criticar cuando se tiene mucho que callar es lo que hacen. Estoy muy descontenta con la politíca. Siempre he tenido muy claro mis preferencias pero cuando ves que quien las tiene que poner en práctica se las pasa por el forro,y te defrauda en demasía ¿que hacer?
No me gustan las derechas pero la izquierda que tenemos tiene poco de izquierdas. Un lío si.
Me gustó la palabra de tu abuelo.
Besitossssss

Markos dijo...

A pesar de todo creo que hay buenos políticos...pero no sé dónde.

Supongo que están escondidos en partidos que no tienen representación por tener una ley electoral que fomenta el bipartidismo...

Y lo entiendo, porque a ver quién es el guapo que sale a la palestra y dice algo inteligente...en ese mismo momento le insultarán y tirarán a la basura sus argumentos a base de falacias e mentiras que por repetitivas suenan a verdad.

Bsos

Rosa dijo...

Yo creo que la política, tal y como la vivimos, o nos la hacen vivir hoy día, no es más que una lucha de poder asentada en una carísima campaña de marketing que sólo busca votos. La manipulativa publicidad a la que nos someten nos vende políticos y nos hace decantarnos por unos u otros del mismo modo que nos decantamos por ariel o colón.

Sobre la "polimetación" :) de la derecha y sobre su mejor hacer en lo económico que la izquierda, decir que una mejor economía según la política de la derecha siempre irá asociada a una precaria política social porque sacan de donde consideran menos importante para ponerlo en lo que para ellos es prioritario. Por eso para mi no tiene valor esa mejora económica, porque va en detrimento de otras cosas que yo creo que son fundamentales.

Estoy de acuerdo contigo en que lo que hay que hacer es dejar de mirar la paja en el ojo ajeno ignorando ignorar la viga en el propio y sobre todo hacer con ello campaña política.

Besitosss

Ah, y sí hay políticos de derechas republicanos mira Berlusconi, por ejemplo, y gays también, aunque se les vea felizmente casados y con hijos....lo de ateos ya no sé, no sé.

Francisco Galván dijo...

Ay, Anna, dices muchísimas cosas. En unas estoy de acuerdo y en otras no, pero no voy a analizar una y otras porque este no es el lugar. Solo diré que el nivel de nuestros políticos es ínfimo, que los hay honrados, sí, pero creo que tenemos la hornada en la que mayor porcentaje hay (desde el franquismo) que están en política para forrarse o medrar.
Los medios de comunicación no son independientes. Son holligans de los partidos. En momentos así solo hay dos opciones posibles para el ciudadano. En lo personal, el sentido común y la sensatez, y en lo público, la organización y movilización en asociaciones ajenas a los políticos para buscar objetivos concretos. Por ejemplo, evitar el derribo del Cabanyal, meter en la cárcel al Papa, echar del Tribunal Supremo a los jueces fascistas, impedir el deterioro de las Vistillas, etc, etc.

Juan Carlos López dijo...

¡Mami!: ¿vas a contradecir a Aristóteles? Ay, ay... ¿Ya no somos animales políticos? No es lo mismo que estar afiliado, pienso. Y pienso que la política de a pie está en lo que dice Francisco. En cierto modo es una regresión, pero cuando el tan cacareado progreso es más que discutible...

Si pensamos en la otra política (si es que es otra política), sería deseable, más que personalidad, honradez, que no es incompatible con la decisión, el compromiso y los etc. que quieras. No vamos a negar que, de lo primero, no andaban ayunos, yo qué sé, Rasputin o Hitler, por poner un par de ejemplos.

Constantino Carenado dijo...

La política que hemos tenido siempre , en la democracia "real",se apoya en una oposición que utiliza la herramienta llamada LDDD "la dinámica del desgaste" hacia todo lo que hace el gobierno vigente. Es lo que he vivido en la democracia "real" (como tu abuelo).
Tu propuesta es razonable pero idealista.
Lo más interesante, en primera instancia, seria eliminar el bipartidismo o, usando tus palabras, "no todo es blanco o es negro" (clara dicotomía resumible en derechas/izquierdas). Quizás sea necesario evitar que el poder fluctúe entre solo dos entidades políticas intratables para los demás partidos políticos ,de menor envergadura ,que no pueden luchar en igualdad de condiciones.

Por cierto ,yo no estoy acojonado si no cagando. Soy más "marrón".

Saludos.

Cris dijo...

La famosa crispación, todavía dura...

Aquí cada uno a lo suyo.

Besos...

Kir dijo...

Si nos levantásemos y dijeramos "hasta aquí hemos llegado", quizás, se lo pensarían un poquitín más. Si volvieramos a levantarnos, una y otra vez, y repetieramos la consigna, ya nos harían caso. El problema es que nos han metido en la cabeza que la democracia es votar a quien te manda, ordena y gobierna; y tú a callar y obedecer; cuando no es así, o, al menos, no debería serlo.

En las próximas elecciones saldrá el PP, por mucho Gürtel que haya ahora, 8 años más tarde tendremos al PSOE porque estaremos hasta el moño del PP y no recordaremos ya aquella crisis del 2000 y algo. Habrá luego también, cómo no, otra crisis por culpa de la especulación y el capitalismo abrasivo. No aprendemos.

Por cierto ¿os imagináis la de cosas que se podrían hacer para mejorar la situación con el dinero de la corrupción política, por ejemplo?

Besines y perdón por la tardanza

El dinosaurio dijo...

Estoy con Markos.

Por cierto, el día que llegue yo a presidente, las cosas cambiarán...

jejeje

Besos guapa y perdona por no visitarte últimamente con la frecuencia que me gustaría, pero sigo liado con los estudios.

Un abrazo.

Froilán De Lózar dijo...

Llegar de los últimos tiene sus ventajas también. Te explico.Como me lo he leído todo, también los comentarios, pues he visto qué bonito te ha quedado la alfombra, o el pie del blog.
En mi pueblo decían que "la política era para los políticos". Y el caso es que cada vez hay más políticos, pero políticos malos en todos los sentidos y sobre todo en el principal: no atender al pueblo que los ha llevado allí, supuestamente para arreglar las cosas.
Es verdad que es un año aciago, pero como hemos dicho muchas veces, ellos no lo están pasando mal: es más, no detienen las manos ni con la que está cayendo; no se apean de su puesto ni aunque se vean incapaces de sacarnos de este pozo. ¿Por qué no empiezan por ajustarse ellos los sueldos a perpetuidad?, por ejemplo.
Pero ya tienes aquí alimento para otro post.
Hacía tiempo que no pasaba.
Besotes

Mr. Brightside dijo...

Ehh, que yo puedo desaparecer pero tú???????

Un beso

El dinosaurio dijo...

Oye Anna, ya está bien, ¡vuelve!
Es una exigencia, jajaja