24 de diciembre de 2009

Las habitaciones de mi mente

Es difícil escribir cuando la mente está separada por tantas habitaciones y en cada una de ellas las paredes que protegen los pensamientos están recubiertas por papel sin terminar de poner y muebles por el medio.

Son habitaciones unidas unas con otras por puertas abiertas para la salida, pero cerradas para entrar. ¿Cómo salir de un sitio en el que no se ha entrado?
Cierro los ojos y las habitaciones se multiplican, anidando más papel mal puesto en sus paredes y muebles sin terminar de colocar porque apenas acabo de empezar a ordenar y ya ha aparecido una habitación más que necesita mi atención.

Este es mi pensamiento respecto a las circunstancias de la vida. Son pequeñas habitaciones que en muchas ocasiones se construyen sin permiso y de las que te tienes que ir encargando teniendo suerte, antes de que aparezca una nueva que necesita toda tu atención.

Así que cuando por fin  y sin saber porque han dejado de aparecer habitaciones nuevas y tienes tiempo para echar un vistazo a los habitáculos a medias, no sabes bien por dónde empezar y tienes que decidir cuál de ellas requiere más tu atención. ¿Cómo saber cuál te necesita más? En realidad no lo sabes y la mayoría de veces tardas tanto en decidirte  que mientras piensas y piensas aparece una nueva habitación y lo único que has hecho ha sido mal gastar el poco tiempo del que disponías. Pero a veces, se necesita ese tiempo.

En mi cabeza tengo una gran mansión, con miles de habitaciones y un gran torreón en el que me cobijo cuando necesito revisar los planos. Me siento frente a la ventana que deja atrás mi mansión y miro al frente disfrutando de la maravillosa vista a mis verdes montañas inundadas por la mar y observo ese majestuoso faro encendido y apagado por momentos. Ahora mismo me encuentro allí, observando el alboroto del silencio meciéndome en la mecedora de mi abuela Isabel mientras reviso los planos y acoto distancias entre ellas, tomándome el tiempo necesario para saber cuáles de ellas me necesita más.

Manos a la obra.

13 comentarios:

Eurice dijo...

También le tengo echado el ojo a una mansión en Lesaka, si la fortuna se alia conmigo algún día terminaré allí mis días rodeada de muchisimos gatos, son mi pasión y por supuesto la mejor compañia en la vejez.
Felices fiestas amiga.
Una mansión bellisima, mirandola se me ocurren cientos de historias que contar, pero nada igual a lo que tu relatas.
Hasta pronto

Francisco Galván dijo...

Anna,te deseo que vayas tapiando poco a poco esas habitaciones indeseadas y que al final te reúnas contigo misma en el saloncito de la casa, sentada en el sofá, tranquila y relajada para centrarte en lo que de verdad te importa.
que pases buena noche.

dezaragoza dijo...

Feliz reforma.

Kir dijo...

De azul, hay que pintar el techo de azul. Yo te recomendaría que tuvieras:
-Dos baños
-Un salón para las visitas, para esas que vienen y se van
-Un cuarto de invitados, para los que se quedan un rato; pero no demasiado
-Dos o tres habitaciones para los tuyos.
-Una cocina grande y hermosa
-Y eso, un torreon para ti y para tu sombra

Feliz noche mami ^^

Six X dijo...

de momento esta habitación te ha quedado muy bien...

Constantino Carenado dijo...

La mansión que crece es como el límite de tu aprendizaje.

¡Nunca dejarás de aprender!

Tu mansión nunca dejará de crecer.

Es inevitable.
Es tu sino.

Felicidades.

Belén dijo...

Tengo la ligera sospecha que dejarás muy pero que muy bien las habitaciones de tu mansión...

Besicos

Cris dijo...

Si lo miramos de otra manera, es bueno tener tantas cosas importantes en tu vida, tanta gente que te necesita y que te quiere.

Vale, es un consuelo un poco tonto, pero es así. Tómate todo el tiempo que necesites porque son ideas importantes. :)

Besitos y felices fiestas!

Anna y punto dijo...

Eurice... los gatos!! me encantan los gatos!! Creo que son los animales menos comprendidos...

Las mejores mansiones son las que nosotros nos creamos :). Estoy deseando leer alguna de esas historias...

Besos.

Paco... this my problem! Me importan demasiadas cosas y no creo se capaz de poder con todas... que leches, puedo con todo! XD

Besos.

dezaragoza... y que tú las veas.

Besos.

Kir... eso de la cocina grande y hermosa siempre me ha gustado... no sé porque, pero en casa al final siempre nos quedamos ahí charrando y tomando algo (será porque es el único sitio de la casa en el que fumo??).

Besos.

Six... gracias guapa, todo mejor?

Besos.

Alberto... si ya sabía yo que mi sino era estar siempre "pá rriba y pá bajo" como una loca :).

Besos.

Belén... pero nada tan cómodo como tu sofá :)

Besos.

Cris... de tonto nada. Aún no te he oído ninguna tontería. A ver cuando empiezas a tomarte más en serio.

Besos.

Gracias todos por estar ahí!!!

Markos dijo...

Que metáfora tan bonita te has sacado de la manga. Estas fechas son propicias a la reflexión. Que disfrute de ellas y que te den luz. Es importante la luz :-D
Bsos

Anna y punto dijo...

Markos... muchas gracias :D

Besos.

Fer dijo...

Me canso tanto de tener la casa recogidita y que de pronto surja una nueva habitación que revisar... no acabará nunca el trabajo. Es una de las ventajas de la muerte... las habitaciones dejan de surgir y ya te da lo mismo cómo las hayas dejado. Lo peor debe ser el momento en el que te das cuenta de que te vas y dejas tantas cosas pendientes de arreglar.

Joder qué trágico y tenebroso me ha salido el comentario... lo siento :S

Anna y punto dijo...

Como que me has acojonao neng....